Archive for enero, 2007

El cazador de estrellas espera agazapado entre las dos colinas. Con una vieja colcha de ganchillo como única arma se dispone a atrapar una estrella fugaz. Ya hace unos días que elaboró su magnífico plan. Estaba cansado e mirar al cielo en busca de estrellas fugaces a las que pedir un deseo. Tenía tantos más […]


mi vida (I)

26Ene07

Cuando nací era muy pequeño, pero ya entonces me dí cuenta que mi familia, normal, lo que se dice normal, no lo era mucho. Lo que pude llorar aquel día no era nada comparado con el crujir de dientes que me tocaría pasar. Por de pronto, la habitación en la que me situaron, era compartida […]


mi excusa

24Ene07

La otra tarde cogí el metro como tantas otras veces y lo ví. Era el hombre más triste del mundo; ancho como un tonel, con unos gruesos desgastados pantalones de pana, una cachava colgada en el brazo y la enorme cabeza agachada entre unos hombros otrota poderosos. Llevaba una fotografía en blanco y negro en […]


El ladrón de lunas es un auténtico especialista. Cada noche recorta un pedazo de luna y se lo lleva a su casa (donde lo guarda -cómo no- en un cajón). Es ya bastante mayor, aunque hace su oficio con devoción -quizá uno de los últimos a los que le gusta lo hace-. Las autoridades están […]


oscuridad

17Ene07

En el principio de los tiempos, los Grandes Sabios consiguieron recluir la Oscuridad y meterla en un pequeño cofre. El cofre tenía siete cerraduras y las llaves de cada una de éstas se dispersaron a los cuatro vientos. Algunas se enterraron bajo el peso de las montañas, otras se sumergieron en el mar o se […]


Era domingo por la mañana. Otro de tantos domingos, de sol inmutable, luminoso y frío. Entré en el Intercambiador de Moncloa aun a sabiendas que tendría que esperar el autobús más de tres cuartos de hora. Pero ¡qué otra cosa se puede hacer un domingo por la mañana! ¡qué otra cosa sinoe sperar es la […]


Hubo una vez un pequeño pajarillo que nación con el ala atrofiada. Nadie supo por qué, pudiera ser por ser uno de los huevos que quedaban en la periferia de los que había en el nido, o por no haber recibido suficiente calor de la madre. Pero, fuese como fuera, el pajarillo nació con el […]