palabras

05Ene07

Tengo un cajón para aquellas palabras no dichas. Esas frases de amor no susurradas por pudor, esas disculpas sobreentendidas pero no habladas, ese saludo negado y ese “te quiero” nunca expresado verbalmente.

Sé que me llamaréis cobarde por “no decir” (¡ah! ese pecado de omisión), pero yo al menos guardo todas las palabras en un cajón que tengo en el aparador de la cocina. Ahí las tengo, todas juntas, para que no se me olviden.

De vez en cuando también se escapan para aquel cajón un abrazo, o un SMS, o una llamada telefónica. Supongo que debe haber un buen follón en el aparador.

Anoche empecé la mudanza (todas las mudanzas se hacen de noche, en silencio, a hurtadillas -sobre todo las que son de alma). Una vez metí mis pocas pertenencias en cajas me dirigí al aparador de la cocina.

Cuando abrí el cajón, observé espantado que estaba vacío. ¡Completamente vacío! ¡Todas las palabras no dichas, todos los abrazos no dados perdidos para siempre!¿cómo podían haber desaparecido? ¿quién me los había robado?

Sólo pasado un tiempo (otro tiempo de mudanza) entendí al final que es en eso, es en nada en lo que quedan las palabras no dichas, las disculpas no dadas

Anuncios


No Responses Yet to “palabras”

  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: