el pájaro que tenía un ala atrofiada

12Ene07

Hubo una vez un pequeño pajarillo que nación con el ala atrofiada. Nadie supo por qué, pudiera ser por ser uno de los huevos que quedaban en la periferia de los que había en el nido, o por no haber recibido suficiente calor de la madre. Pero, fuese como fuera, el pajarillo nació con el ala mala.

Aunque su primera infancia en el nido fue alegre: todos sus hermanos lo querían mucho y, tanto el padre como la madre, siempre tenían los más miramientos para aquel su pequeño. Buscaron entre los doctos médicos del lugar: el sabio Búho, el escribiente Gorrión… pero nadie sabía qué hacer para solucionar su problema.

Y de pronto un día, como si tuviera prisa, llegó el invierno.

Los demás pájaros debían emigrar a tierres más cáildas, pero no querían dejarle solo. Así pasaron los primeros días de aquel invierno terrible hasta que la razón se impuso al corazón y lo tuvieron que dejar solo con la promesa de que regresarían con los primeros calores.

Para el pajarillo los días pasaban interminables. Se afanaba en mantener el nido en perfectas condiciones. comiendo lo poco que no cubría con su manto de nieve y frío el crudo invierno y trabando amistad con los pocos vecinos que quedaban.

Pero siempre con la alegría de que sus hermanos no tardarían en regresar. Imaginando las increíbles historias que vivirían, los fabulosos paisajes que descubrirían y que él no llegaría nunca a ver.

Y no sólo cuidó del nido que le acunó en sus primeros días, sino que trató de que todos los nidos de la colonia estuvieran en perfectas condiciones, disfrutando de los pocos días de sol que le permitió aquel invierno, contando los dóa que quedaban para la primavera y aprendiendo a vivir esa soledad obligada que los más de los días se le asemejaban a una estrecha celda de una prisión.

Y de pronto, un día, sin saber por qué, se sintió con el corazón acelerado. La sangre le rebotaba en las sienes y el viento le trajo las conversaciones de sus hermanos que regresaban.

Aquel día todo fue alegría en el nido. Todos reconocían su esfuerzo y, creedme que para el pajarillo, después de tantos días de hambre y frío (escarcha de cebolla), la compañia de sis hermanos le alimentó más de lo que ninguno de ellos podía imaginar. Por un día aquel pajarillo que cuidó los nidos tan afanosamente fue el protagonista y, casi, casi, se sintió capaz de volar.

Pero poco a poco se dió cuenta de que sus hermanos habían crecido y se habían hecho fuertes, mientras el se había quedado chiquito. Para él, el tiempo no había pasado, el invierno lo había conservado. Sencillamente , él había crecido con su tiempo y su lugar y sus hermanos había crecido con otro tiempo, con otro lugar separado por un enorme océano de agua y sentimientos.

Y los recuerdos de los viajes de sus hermanos se le fueron haciendo cada vez más amargos. Las descripciones de los mares y lugares que en un principio le maravillaban le entristecían ahora al saber que nunca los vería con sus propios ojos.

Así mismo, con más frecuencia cada vez, sus hermanos se divertían volando fuera del nido, olvidándose de aquel a quien sentían cada vez más como un extraño. Y aquella soledad con la que había aprendido a convivir durante el invierno, aquella tristeza que había aprendido a soportar, se le hacía más amarga en presencia de sus hermanos. Cada risa que se oía en el aire le punzaba el corazón con un dolor cada vez mayor.

Así pues, un día se acercó al lago y se sumergió en su fondo fanganoso, se hudió para no aparecer nunca más, para que nunaca nadie, nadie, se acordara de aquel pequeño pajarillo con el ala atrofiada que pasó un invierno cuidando de la scasas de sus hermanos.

Anuncios


2 Responses to “el pájaro que tenía un ala atrofiada”

  1. Jo, no sabia donde escribir esto, asi que leí todas las entradas hasta saber cual era la que mas me gustaba, no te creas que me ha costado decidirme, y bueno, me encanta la historia, la delicadeza de las palabras, si, en conjunto todo lo que escribes tiene el mismo tono de voz, y no se, puede que sea que estoy sensible, que mañana tengo un examen o que me conmueve lo que escribes he decidido dejarte un comentario, espero que no te importe y que pueda leer pronto tus relatos como cuentacuentos, bessos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: