el cazador de estrellas

29Ene07

El cazador de estrellas espera agazapado entre las dos colinas. Con una vieja colcha de ganchillo como única arma se dispone a atrapar una estrella fugaz. Ya hace unos días que elaboró su magnífico plan. Estaba cansado e mirar al cielo en busca de estrellas fugaces a las que pedir un deseo. Tenía tantos más elevados pensando en las guerras, el hambre, su familia cercana (e incluso aquella vecina a la que vió llorar cuando se le perdió el peluche) que, cuando le llegaba el turno para pedir uno para él, el sueño lo había vencido o el alba hacía que ya no quedaran estrellas suficientes.

Por eso quería cazar a aquella estrella. Cuando la tuviera en su poder podría pedirle tantos deseos como quisiera y sólo por eso merecía la pena la espera, el frío y la soledad del cazador que acecha una presa que no sabe si va a aparecer.

No había luna y eso hacía que el firmamento dibujara una cantidad de estrellas infinita. A él le bastaba con que alguna de esas estrella cayera a tierra, pasase cerca de su red (de esa vieja colcha de ganchillo que encontró en el trastero) y allí estaría con los ojos bien despiertos. Llevaba ya dos noches en los que sólo conseguía atrapar unas pequeñas gotas de rocío, pero no se desanimaba.

¡¡Zoooooom!! la estrella pasó como una exhalación junto a su red y quedó envuelta en ella arrastrándola colina abajo. ¡La había cazado! ¡la había cazado!

Corrió hacia ella con los pies descalzos, el corazón acelerado en las sienes y una mezcla de incertidumbre y miedo por si aquello sólo era un sueño.

Cuando la alcanzó no pudo más que exclamar un ¡qué pequeña! No sabía por qué  estraño motivo siempre se las había imaginado más grandes. La luz empezaba a atenuarse lentamente y el pequeño cazador no entendía el motivo.

No era posible que todo su esfuerzo no hubiera servido para nada. Aquella débil estrella moribundo languidecía lentamente.

No sabía qué hacer, estaba desesperado… Así que cerró los ojos para encontrar una solución.

Cuando, aun con los ojos cerrados encontró el modo de que aquella estrella volviera a la vida, la lanzó lo más alto que pudo, con todas sus fuerzas, con todo su empeño y aun tuvo tiempo para pedir un nuevo deseo antes de que volviera a caer a tierra para desaparecer para siempre.

Anuncios


One Response to “el cazador de estrellas”

  1. 1 Danae

    My spouse and I stumbled over here by a different web address and thought I should check things out.
    I like what I see so i am just following you. Look forward
    to looking over your web page repeatedly.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: