paragüas

04May07

Reconozco que a veces me siento como el Papa Noel de los paragüas. El caso es que los olvido en todas partes. Salgo de casa con uno, llego al lugar de trabajo y al salir se me olvida. Tengo que yo sepa: dos paragüas en el coche, tres en el lugar de trabajo, otro en la facultad y dos más en casa de mi amiga Bea. Vale, eso no me importa porque los tengo bien localizados. Lo que me jode es cuando me lo dejo olvidados en bares, taxis, autobuses…

Cuando vuelvo para preguntar por mi paragüas siempre ha desaparecido. Y me enfurezco pensando en quién se lo ha podido llevar, y me fastidia enormemente tener que comprar uno nuevo para volver a dejármelo en cualquier otro sitio a veces incluso el mismo día.

Así que gasto más en paragüas que en tabaco (que ya es decir). Supongo que en realidad los detesto con esos colores siempre tan grises, con esa incapacidad innata que tienen de que no evitan que te mojes las perneras de los pantalones cuando vas andando o esa incómoda manía de tener el mango justo en el centro (que es el lugar donde deberíamos estar nosotros)

Touché, sé que no es muy original y que le ocurre a mucha gente, pero el caso es que los estoy cogiendo una manía terrible y me he hecho una promesa: no volver a comprar un maldito paragüas nunca ni salir de casa de la mano (¿quién lleva a quién?) de uno de ellos.

Hoy estaba paseando por la calle y ha empezado a caer una lluvia terrible cuando salía del metro. Un senegalés me ha ofrecido un paragüas por tres euros.

-No, no quiero paragüas
-Pero señor, mucha lluvia, usted mojarse -me ha replicado- Además, sólo tres euros.
Y yo -Que no, que es una promesa-
y él insistiendo -Venga señor-

Así durante quince minutos, mientras yo esperaba que dejara de llover para soltarle a bocajarro “¿ves? ya no llueve”.

Pero la lluvia no paraba, es más, cada vez se recrudecía más. Así que he hecho lo único que podía hacer: Me he acercado corriendo a un bar donde no había entrado en mi vida y he preguntado “¿No me habré dejado un paragüas por aquí?”

Anuncios


4 Responses to “paragüas”

  1. 1 JUJE

    ahh que lindo relato!!
    con esa pregunta al final tan llena de otras preguntas…
    me ha encantado…

    besosss

  2. 2 Botón

    ay! cómo me he reconocido en esa forma de perder un paraguas tras otro…
    ¿dónde estarán? -me pregunto a veces-

    Y me ha encantado esa idea: el mango a un ladito para que el paraguas sí cubra de verdad
    :)

  3. Debe haber un mundo donde habitan los paraguas olvidados de media humanidad.
    Estupendo cuento Eliseo, un gran beso :-)

  4. jajajaja ¿y hubo suerte?
    buena historia, y parece tan real… me he pasado por aqui en busca de relato de cuentacuentos, pq entré en el foro y vi que te disculpabas por haber “criticado” algun relato bastante en profundidad. Te invito a q lo hags con los mios, acepto criticas constructivas :D


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: