imaginaba

21Jun07

Imaginaba que era un pirata cuando jugaba con su espada de madera; imaginaba que era un vaquero cuando jugaba con su pistola de poliestireno; e imaginaba que era un soldado en su búnker cuando se escondía en la gran caja de cartón a la que había abierto un pequeño agujero por el que espiaba a su madre mientras preparaba la cena.

Y aún gritaba “pump” “pump” con aquella pistola; y aún caía al suelo haciéndose el muerto, o se arrastraba sintiéndose herido por la flecha de un terrible piel roja imaginario, revolcándose por el suelo hasta esconderse detrás de una silla.

Pero aquel chico se hizo grande, vino la Gran Guerra, vinieron las espadas de verdad, las pistolas de verdad, las trincheras de lodo y barro, los “Doppledecker” que disparaban contra aquella posición en lo alto de la colina, el hambre, el frío, la soledad… todo de verdad.

E imaginaba que era aún un niño, imaginaba que no había guerra, que aquello no era real… Y que no tenía que matar a nadie de verdad.

Anuncios


11 Responses to “imaginaba”

  1. 1 juje

    este me ha resultado estremecedor…

  2. ¡Si, a mi también!..corto pero muy intenso y estremecedor. Salu2.

  3. 3 Jara

    Y duro verdad? estar en un sitio así y permitirse imaginar que es todo un juego para evitar chocarte con la realidad. La cruda realidad..

  4. Cierto, que distinto es la guerra de nuestros juegos con la realidad que estamos viendo día tras día en las noticias. Cuan arrepentido debe estar una persona que ha ido a la guerra de verdad, de haber siquiera jugado con un arma.
    Has escrito un cuento real lleno de reflexión precioso.
    Un abrazo.

  5. La verdad no siempre nos hace libres.

  6. 6 Oski

    No hay nadie que haya estado en una guerra y quiera volver a otra. Lo malo es que a veces la imaginación juega malas pasadas y en nuestras “guerras” mentales, las balas no matan, las flechas no hacen daño y el fango y barro desaparecen de nuestra ropa por arte de magia en cuanto se mete en la lavadora.

    Muy duro el relato pero muy bueno también.

    Un abrazo

  7. Que diferente a las enternecedoras historias que llevo leidas…

    Breve, intensa y cruel…

    Me ha recordado un montón a una canción que cantaba de niña…

    Buscando con la ayuda de mi amigo don google he recordado que era “la canción del soldado”…te pongo un trocito por si tienes curiosidad, venga va…no es tan larga como recordaba (lo que hace la mente infantil…jijiji…la recordaba interminable…^^):

    Caminando por el campo,
    entre las flores había…
    una carta ensangrentada
    de cuarenta años hacía.
    Era de un paracaidista,
    de la octava compañía…
    que escribía a su madre
    y la carta así decía:
    “Madre, anoche en las trincheras,
    entre el fuego y la metralla…
    vi al enemigo correr,
    la noche estaba cerrada.
    Le apunté con mi fusil,
    al tiempo que disparaba…
    una luz iluminó,
    el rostro que yo mataba.
    Fijó su mirada en mí,
    con sus ojos ya vacíos…
    ¿Madre, sabe a quién maté,
    al soldado enemigo?
    Era mi amigo José,
    compañero de la escuela…
    con quien tanto yo jugué
    a soldados y a trincheras.
    Ahora el fuego era verdad,
    y a mi amigo ya le entierran…
    Madre yo quiero morir
    ya estoy harto de esta guerra.
    Y si te vuelvo a escribir
    tal vez sea desde el cielo…
    donde encontraré a José
    y jugaremos de nuevo.
    donde encontraré a José,
    y jugaremos de nuevo.”

    Un besote! Te sigo leyendo..que creo que es la primera vez que lo hago…el caso es que tu nombre me suena…llevas mucho en cuentacuentos? Hasta otra!

  8. sin palabras…
    en ocasiones es mejor optar por otras realidades…

  9. 9 sara

    uahhhhhh!! breve, fugaz, rápido y directo, como una bala… solo que, en vez de repleta de odio, viene cargadita de verdades… genial, sí señor.

    ;) Feliz verano!!

  10. Gira el mundo gira… pero a la inversa en una especie de circuito permanente del que no terminamos de salir cayendo una y otra vez, tropezando siempre en la misma piedra. Sueños de guerra, hasta que la guerra deja de ser un sueño.
    Muy buena reflexión, mucho dice. Un abrazo killo

  11. Sí esun cuento, cortito pero con un mensaje muy grande, merece la pena esperar un mes para leer algo con tanto sentido y profundidad.

    Un saludo,

    Pedro.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: