la nueva generación

09Jul07

Los hombros del angel se estremecían mientras lloraba. La tierra había quedado reducida a cenizas después de la Gran Guerra. Poco a poco, con mucha paciencia, él y unos cuantos como él lo habían reconstruido. El esfuerzo había sido enorme, y la tarea había durado más de lo que podía recordar. Se había sentido un poco como aquellas hilanderas: cada vez más hilos, cada vez más hombres a su cargo. Y él guiándolos, llevándolos por el sendero.

Todavía recordaba el Concilio, donde se había discutido sobre si se debía o no dar el “libre albedrío” a aquellos nuevos seres. Amos era de los que se postulaban a favor, aunque sabía el peligro que ello conllevaba. “Debemos hacer una tierra de hombres libres”, argumentaba. “¡De hombres libres, dice! Sabes lo que pasó con los anteriores, ¿para qué quieren los hombres su libertad? ¿para que acaben destruyéndose?” El era muy joven y muy apasionado entonces. “Sí, deben ser libres, ¿qué sentido tendría entonces su vida?” “¿Y qué sentido si les permitimos esa libertad? ¿les dejamos que se enrreden en torturas? ¿les permitimos que se desprecien mutuamente? ¿que pasen hambre? ¿que se juegen la vida cruzando el mar en pos de una vida mejor que no llegará?”

Al final la postura sobre el “libre albedrío” había quedado rechazada. Se haría una nueva tierra de hombres que no pudieran elegir su destino. Amos sólo había conseguido introducir una enmienda por la que los hombres vivieran engañados creyendo que eran los dueños de su destino. “Es lo mínimo, no los podemos condenar a pensar que todo está definido. De otro modo no se sentirán ni dueños, ni responsables de sus actos”.

Ahora la tarea había quedado terminada. La labor a la que se había dedicado tanto esfuerzo y tanto tiempo había acabado y por eso lloraba. Se sentía vacío después de la enormidad del esfuerzo y sentía que sus lágrimas eran las últimas que nadie más derramaría por aquellos hombres.

El cielo se abrió y un rayo atravesó su corazón. Mientras caía sólo pensaba si había hecho bien cortando unos cuantos hilos, creando secretamente medio-hombres que decidirían su propio futuro. No había roto demasiado hilos, “sólo unos cuantos”, pero serían los que decidieran un futuro incierto.

El fracaso de aquellos hombres sería su fracaso.

Anuncios


12 Responses to “la nueva generación”

  1. Primer. A mí me gusta un Web. Desgraciadamente es así, rechazada la opción libre albedrío por borreguez generacionál mas IVA.Salu2.

  2. 2 Sandra

    Orale por el ángel que corto esos hilos…

    Es corto, pero me ha gustado mucho. No sé si es que lo hacéis todos muy bien o yo soy muy conformista, porque me gustan casi todos… jejeje

    Supongo que es que lo hacéis muy bien.

    Besotes.

  3. me ha recordado un tanto al gladiador o a braveheart xDD en fin q me rayo. Lo q más me gusta, el final, cómo cae el rayo y mientras piensa si ha hecho bien o no dejando a aquellos hombres y la responsabilidad con la q qda.

  4. Ahora nos falta la segunda parte; un blade runner dispuesto a terminar con los pellejudos. Precioso alegato a la libertad.

  5. Un buen relato, no hay duda, me gusta esa duda que me has dejado sobre el libre albedrío; y es que quizás no seamos tan libres como creamos y vivamos en uns egundo mundo ;) ME alegro de que un ángel decidiera crear medio-hombres.

    Un saludo,

    Pedro.

  6. 6 synn

    Corto, pero interesante. Fácil de leer y con un final que invita a seguir soñando. Felicidades por el relato.

  7. Yo lo veo corto pero es que no creo que necesites más para contarlo. Hay veces que las historias largas son demasiado largas (te lo digo yo que siempre intento que mis historias sean cortas y no lo consigo ;)
    Y lo de poco original, ¿lo estás diciendo en serio?. A mi me ha gustado mucho la idea que nos cuentas y el final abierto y los medio-hombres…en serio, yo no lo veo poco original, más bien todo lo contrario
    Un beso y un placer leerte, que es la primera vez que lo hago.

  8. Quizás dices lo de “poco original” porque es un tema al que debes haber dado muchas vueltas ya y has aprovechado este momento para sacarlo, pero no creas que todo el mundo se como tanto el tarro con él. Siguiendo con las pelis, a mí me ha recordado un poco a Matrix jeje, pero desde otro punto de vista.
    Un beso

  9. No es ciencia ficción, lo que dice Eliseo es real: sólo unos pocos deciden sobre su destino, el resto sigue la corriente creyendo que es libre.

    Un beso Eliseo, un buen relato :-)

  10. Es verdad, qué sentido tiene crear un mundo de hombres donde todo está predestinado? ¿y la emoción? ¿y la incertidumbre??

    Me ha gustado mucho tu cuento, Eliseo, mucho mucho mucho.

    Salu2

  11. He dejado el enlace equivocado… el de cuentos es este:
    http://cuentalecuentosalsol.blogspot.com/

  12. De poco original nada,de hecho pienso que lo que escribís es original porque es único,es vuestro,da igual que el tema,como el mar por ejemplo no lo sea,lo que es original es cada una de las miles de historias sobre el mar.Y la tuya sobre la libertad del ser humano lo es.Bien narrada para lo que como dices es ese corto instante de la decisión,y estoy a favor de no saber nunca todo,de no conocer el final,de la posibilidad del error,de la torpeza,todo ello antes que conocer el futuro o peor,no tenerlo. A mi me ha parecido genial tu relato.
    Un abrazo killo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: