vecinos

11Jun10

Las paredes del piso donde vivo son de papel y, cuando estoy en el sofá, no oigo más que los gritos de los vecinos. Desde que me mudé no he podido pegar ojo. Trabajo por las noches de vigilante en un almacén. Qué paz, qué tranquilidad. En el trabajo no se oyen más que mis pasos cuando hago la guardia, en cambio en casa…

El del primero tiene una jauría de perros que deja abandonados todo el día. Los malditos chuchos no hacen más que gimotear lastimosamente durante toda la mañana. ¿Es que nadie entiende que un piso no es un lugar para un perro? De verdad que no me lo creo. Encima los deja en la terraza, con la que cae por la tarde.  Cada vez que los oigo me pongo de los nervios. Y me prometo regalarles una chuchería de esas rellena de raticida. Sí esa es la solución. Ya me estoy imaginando en la cocina amasando esas albóndigas de carne tan ricas… Vale, es posible que no lo haga nunca, pero la idea es reconfortante. Luego, jalo las albóndigas desde la calle hacia la terraza y listo. Con lo famélicos que están no van a dejar ni las migas.

Hablar de la incontinencia del viejo de arriba es algo obvio. Se pasa el día en el baño tirando de la cadena. Joder, debe gastar más agua que el trasvase Tajo-Segura. Para más inri si no está sordo, la televisión a todo volumen no hará en breve. ¿no se puede comprar uno de esos sonotones que venden en la teletienda que ve a todas horas?. ¡Y qué me dices cuando viene la de la Asistencia Social! Puta dominicana, deja de hablarle como a un niño. Siempre gritanto y siempre acabandolo todo en “ito”: bonito, abuelito, cariñito… la puta que la parió, no sabe más que hablar de otro modo con esa enorme bocaza. Y ni hablar de cuando se pone a “cacharear”. Nunca había sabido lo que significaba esa palabra hasta que vino ella: golpes a los cajones, golpes a los platos (que a estas alturas deben estar con más bollos que el plato de un loco), golpes a las cacerolas…

Pero lo peor es la pareja de al lado. Los tengo pared con pared y desde que tuvieron un crío no hacen más que pelearse. Así, además de soportar los lloros del pequeño bastardo tengo que escuchar broncas todos los días. Y no son una broncas normales. Empiezan siempre sobre las seis-siete de la tarde. Nada más llegar él se oye un portazo y empieza la juerga. Un golpe a la mesa, un bofetón, un portazo, ruido de platos… Al final siempre el llanto de ella. Siempre es igual, joder, por qué no se separan de una vez.

Esta noche ha sido peor. Ni subiendo el volumen del televisor he podido escuchar el programa de mierda que echaban. Portazo, portazo, golpes, patadas, el crío llorando, ella llorando, más patadas y puntapies… Un grito descorazonador y de repente silencio. Puff, no me lo puedo creer: silencio. Se han calmado. Después de dos años algo de silencio. Debe de ser mi día de suerte.

Cuando salgo a la calle para comprar tabaco una patrulla de la  policía local está a la puerta, junto a ella una ambulancia con las sirenas apagadas.

Anuncios


7 Responses to “vecinos”

  1. 1 David Silva

    y qué pasó?
    cómo me vas a dejar así, con el credo en la boca?
    Supondré que el chisme tiene entre otras tantas bondades, la de callar a toda una jauría de vecinos.
    Saludos.

  2. 2 fanou

    Podría haber solucionado sus problemas con unos tapones de oídos…

  3. David, simplemente pasó que el vecino de al lado asesinó a su pareja. Todo el mundo sabía que él la maltrataba y nadie hizo nada. en España, a fecha de hoy ya habían sido asesinadas 32 mujeres este año. El año pasado fueron 55 mujeres y el anterior 78.
    Cada vez que sale en las noticias los vecinos siempre comentan que “si se venía venir” que si “eran constantes las peleas”… No sé qué decir.

    Fanou, ese es precisamente el problema, que simplemente nos limitamos a ponernos tapones en los oídos. Supongo que es más simple que hacer algo, que revelarse contra las injusticias.

    Lo siento hoy no estoy de humor.

  4. Vaya vida de los vecinos que tienes que soportar y al mismo tiempo te dan letra para escribir acerca de ellos. Deberías imprimir esto y deslizar debajo de la puerta de cada vecino impertinente que tienes. Quizás eso ayude. Buena descripción de un mal ambiente. Seguiré leyendo x acá. Saludos

  5. 5 fanou

    No me refería al final y a lo que podía haber evitado, me refería a esa manía de muchos “vecinos” de girar como una noria alrededor de esas manías que le molestan de los desconocidos con los que sen ven forzados a compartir espacio cercano, dejándose invadir, dándoles poder sobre el propio yo. Es una actitud muy común y que detesto. Así van todos odiándose, destilando veneno y actuando siempre mal. Y cuando pueden hacer algo bueno, no hacen nada.

  6. Me ha gustado mucho el final. El silencio llega con la muerte. Visto el vecindario que tiene no me extrañaría que el protagonista se pueda convertir en un asesino, potencial por lo menos.
    Un saludo,

  7. El final no termina de acabarse, pero bueno, tan bueno como siempre.
    Hace meses que no visitaba tu blog.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: